La confianza de consumidor de Reino Unido registró en junio su nivel más bajo desde los disturbios de Londres que precedieron la caída de Margarita Thatcher en 1990. Este dato perdió 5 puntos y descendió hasta -34 puntos. Los analistas auguraban un descenso mayor hasta los -31 puntos.