La confianza de los consumidores italianos aumentó en agosto hasta los 99,5 puntos, en comparación con los 95,8 puntos del pasado mes, con el que se había igualado el mínimo récord registrado en noviembre de 1993, según los datos publicados hoy por el instituto de investigaciones ISAE. El indicador sobre el cuadro económico general pasó del mínimo de 72,6 registrado el mes pasado a 77 puntos en agosto, mientras que la valoración de la situación personal de los entrevistados paso de 108,9, a 111,9. El aumento de la confianza también se produjo en las previsiones futuras que ha pasado de 88,5 puntos del mes anterior a los 91,9 actuales.