La adquisición de la eléctrica estadounidense Energy East por Iberdrola reducirá previsiblemente la incertidumbre sobre las operaciones de fusiones y adquisiciones en torno a la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán, según Citi. En un informe, los analistas del banco aseguran que las condiciones del regulador neoyorquino no han supuesto "ninguna sorpresa negativa".
"Esperamos que la adquisición tenga un impacto positivo sobre el precio de las acciones y que reduzca la incertidumbre acerca de nuevas posibles fusiones y adquisiciones" en torno a Iberdrola, indica. La eléctrica ganará tamaño y valor con esta adquisición de cerca de 6.400 millones, realizada a través de los recursos financieros captados en ampliaciones de capital. ACS tiene una participación del 12,4% en Iberdrola y ha expresado su intención de consolidar su presencia en la eléctrica. La constructora acordó a finales de julio la venta de su 45,3% en Unión Fenosa a Gas Natural. Iberdrola indicó hoy que "analiza y valora" en la actualidad las condiciones marcadas por la Comisión de Servicios Públicos del Estado de Nueva York (NYPSC) para la compra de Energy East con el objetivo de "adoptar una decisión respecto de la aceptación de las mismas", después de que que el organismo autorizara ayer formalmente la operación. La NYPSC ha condicionado la compra de Energy East por parte de Iberdrola a que, entre otros aspectos, el grupo español invierta 200 millones de dólares (140 millones de euros) en dos años en proyectos eólicos y destine 275 millones de dólares (190 millones de euros) a la comunidad mediante reducción de tarifas.