Lo más importante estos días es la cita de las elecciones francesas este fin de semana, pues las encuestas están muy ajustadas y hay mucha volatilidad sobre quién encabeza estas encuestas. Además, lo sucedido en París ayer añade incertidumbre.


En el euro puede haber alguna reacción si no se produce lo que se espera en estas elecciones, aunque debido a lo ajustadas que están las probabilidades de los cuatro candidatos, creo que el euro ha descontado casi cualquier escenario. En cualquier caso, habrá que esperar hasta el 7 de mayo para que se produzca la segunda vuelta de las elecciones.

Nos parecería normal que haya algo que frene esta subida importante que está teniendo el mercado, particularmente en España, para coger oxígeno. Aunque, como están las cosas, no parece que haya nada, que no sean sustos políticos, que puedan frenar la escalada de la bolsa

Parece que hay mucha posición compradora sorpresiva en bancos, pero es que el sector financiero había sido muy muy denostado. Además, mientras tengamos sobrevolando la idea de que se retiren las medidas monetarias laxas, es normal que haya este panorama y también volatilidad.

La complacencia de los mercados está justificada, pues es un año que resulta complicado que la macro vaya mal y las estimaciones de resultados son buenas.

Declaraciones a Radio Intereconomía