La Comisión Europea (CE) autorizó hoy al mayor grupo químico mundial, el alemán BASF, a comprar la suiza Ciba a cambio de que desinversiones en sectores que planteaban problemas de competencia.

Tras esos compromisos, la CE considera que la operación no plantea problemas significativos a la libre competencia en el Espacio Económico Europea, indicó en un comunicado.

Las desinversiones, propuestas por BASF, tendrán lugar en la fabricación de diversas sustancias químicas empleadas en la elaboración de productos para el cuidado de la piel, papel, tintes o plásticos.

La CE añadió que las empresas o plantas separadas del grupo serán viables y que los compromisos del gigante químico alemán "resolverían todas las preocupaciones" generadas por la operación.