Hace tan sólo una semana que el Gobierno luso presentaba ante Bruselas su paquete de medidas con el fin de asegurar la estabilidad económica.


La Comisión Europea ha insistido en que Portugal debe aprobar el plan de medidas de ajuste fiscal que el Gobierno luso presentó la semana pasada a sus socios europeos.

El portavoz de la Comisión, Amadeu Altafaj, asegura que la aprobación de estas medidas es "fundamental" y que una negativa del Parlamento portugués al plan aumentaría "el riesgo a que persistan las incertidumbres" sobre las finanzas públicas del país. En opinión de Altafaj, estas medidas ayudarán a despejar las incertidumbres y a "mejorar la gestión de la deuda".