La capacidad instalada fotovoltaica en España decreció en los primeros siete meses de año en un entorno de recesión económica y tras una drástica reducción de la ayuda estatal que ha paralizado la industria local, según datos de la Comisión Nacional de Energía. La capacidad de generación fotovoltaica decreció en 33 megavatios en España hasta julio, unas 500 instalaciones solares menos que a final de 2008, dijo el supervisor energético español en un informe reciente. No fue posible contactar con ningún portavoz de la CNE para obtener más detalles. Tras este ajuste, la capacidad fotovoltaica acumulada alcanza los 3.404 MW, según las estadísticas de la CNE.