Lo que mal empieza, mal acaba dice el refrán. Y así sucedió con el Ibex 35 que cerró la sesión con un recorte del 1,43% hasta los 13.080 puntos. El pesimismo que reina entorno al sector bancario se mantuvo en el día de hoy tras la presentación de resultados del francés BNP que a pesar de anunciar un beneficio neto de 7.822 millones de euros, un 7% más que en 2006, reconoció que sus costes de riesgos anuales se multiplicaron el pasado año por dos. El banco hipotecario británico Alliance & Leicester (A&L) nubló aún más los ánimos al publicar que sus beneficios se habían recortado un 34,3% en relación a 2006, quedándose en 296 millones de libras como consecuencia de la crisis crediticia mundial. Así las cosas, con los ánimos ya templados, el PIB español enfrió aún más a los compradores al conocerse que sólo creció un 0,8% en el cuarto trimestre. Los malos datos macroeconómicos que llegaron desde EEUU lastraron aún más a un selectivo que salvó el soporte de los 13.000 sin mucho margen.En el sector bancario, el miedo a la crisis volvió a empujar a las ventas a los inversores, dentro de la banca doméstica quien más cedió hoy fue Bankinter un 2,16%, seguido de Banco Sabadell un 0,99%, Banco Popular un 0,73%. Los dos grandes del sector, BBVA y Banco Santander tampoco se libraron del rojo y cerraron con recortes del 1,67% y del 1,77% respectivamente. Mal día igualmente para los otros pesos pesados del indicativo español, Telefónica se dejó un 1,10% y Repsol YPF un 1,86% a pesar de que Goldman Sachs mejorara su precio objetivo a 27 euros y recomendara comprar.La gran protagonista de la jornada fue otro blue chip, Iberdrola, y es que la primera eléctrica española por capitalización bursátil anunció que en 2007 obtuvo un beneficio neto de 2.353,7 millones de euros. La compañía incrementó en un 41,8% sus ganancias en relación al ejercicio anterior por la integración de Scottish Power, adquirida el pasado año. Sin embargo, a pesar de los buenos resultados los inversores penalizaron al valor que cerró con un recorte del 0,97% hasta los 10,17 euros. La rumorología entorno a la eléctrica y su posible partición continúa afectando al valor en una jornada en la que además su presidente, Ignacio Sánchez Galán afirmó que el grupo EDF no es bienvenido en nuestro país y que ACS más que como accionista de la eléctrica, actúa como rival. Mientras tanto el presidente de EDF, Pierre Gadonneix, confirmó hoy su interés por Iberdrola aunque condicionó su entrada en la compañía al visto bueno del Gobierno de nuestro país. Gráfico Ibex 35