La banca francesa ha salido de la crisis en un estado "relativamente bueno" según la agencia de calificación Fitch, que no obstante pone el acento en la elevación que se ha producido en las cargas por impagos, y que se van a mantener este año.
Además, en una nota sobre el sector bancario francés, Fitch subrayó que la recuperación en Francia sigue siendo "frágil", con una tasa de paro que ronda el 10%, un nivel de quiebras del 11% y una retirada gradual de las ayudas públicas de varios sectores.