Es el nivel más bajo desde el año 2008 que contrasta con los máximos marcados durante los meses de julio y agosto pasados.
Los préstamos acumulados por los bancos españoles procedentes del Banco Central Europeo ascienden a 56.247 millones de euros a cierre de enero, frente a los 69.976 millones del mes de diciembre. Datos que sitúan la deuda de la banca nacional respecto al Eurosistema en el 15%, dos puntos por debajo de la tasa registrada el mes anterior.
Así España reduce sensiblemente su petición de liquidez en sintonía con el resto de los países de la eurozona que, en términos totales, registró un descenso de 349.323 millones de euros, unos 55.000 millones menos respecto a diciembre de 2010.