Citigroup asegura que las grandes entidades españolas e italianas -y en particular Intesa Sanpaolo- están bien posicionadas para capear la crisis crediticia porque su aprovisionamiento en comparación con los créditos morosos de sus carteras es superior a la media. En su revisión, Barclays, Deutsche Bank y Bank of Ireland salen peor parados.