La balanza por cuenta corriente de la zona euro, que mide los ingresos y pagos al exterior por el intercambio de mercancias, servicios, rentas y transferencias, alcanzó un superávit de 1.600 millones de euros en el tercer trimestre, con lo que consigue abandonar así los datos negativos que venía registrando en los últimos trimestres, informa Eurostat