La balanza por cuenta corriente de la zona del euro tuvo en agosto un déficit de 1.300 millones de euros (1.950 millones de dólares), el 84,5% menos que en el mismo mes de 2008.  Según informó hoy el Banco Central Europeo (BCE), este saldo negativo en la cuenta corriente en agosto se debió al déficit en transferencias corrientes e ingresos. Los servicios y bienes tuvieron un superávit.  La balanza por cuenta corriente mide los intercambios con el exterior por transacción de mercancías, servicios, rentas y transferencias.