La Audiencia Provincial ha confirmado que los empresarios Alberto Cortina y Alberto Alcocer serán juzgados por estafa procesal en grado de tentativa por la presunta carta falsa que utilizaron para implicar a sus socios en Urbanor en un delito de falso testimonio y evitar así una condena ante el Tribunal Constitucional. En un auto fechado el 16 de julio, la Sección Decimoquinta de la Audiencia Provincial desestima el recurso de apelación interpuesto por los primos, ya que "es claro que se valían de un fraude procesal" para intentar "engañar a un tribunal de justicia" y "poner en peligro" las indemnizaciones que pagaron a sus socios de Urbanor Pedro Sentieri y Julio SanMartin tras ser condenados por el Supremo.