La Asociación de Bancos Alemanes (BdB) prevé que la crisis de las hipotecas de alto riesgo de EEUU tendrá consecuencias limitadas en la economía real de Alemania. El presidente de la Asociación, Klaus-Peter Müller, pronosticó hoy en una rueda de prensa que el crecimiento económico se ralentizará en 2008 hasta el 2%, debido a "la lánguida coyuntura económica mundial, los altos precios de la energía y las materias primas, así como a la apreciación del euro".
Müller explicó que "no se puede hablar en Alemania de una crisis crediticia" y añadió que "se debe dar la bienvenida a la mayor consideración de la calidad en los márgenes". A su juicio, "los temores expresados sobre la inflación son exagerados", y explicó que el reciente aumento de los precios en Alemania se debió al incremento del Impuesto del Valor Añadido (IVA) del 16% al 19% hecho por el Gobierno germano en enero. Müller, que además presidirá el banco alemán Commerzbank hasta el próximo mayo, consideró que si los convenios colectivos se orientan a la estabilidad, permitirán que la inflación en Alemania se sitúe en torno al 2% en 2008, la misma que previó para la zona del euro. La asociación BdB, que representa a 220 entidades de crédito germanas, decidió renovar a Müller como presidente por un año más, hasta la primavera de 2009.