La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha corregido a la baja sus perspectivas de consumo mundial de petróleo hasta 2014, lo que supondrá el retraso de las tensiones en el aprovisionamiento de crudo, que en este periodo no deberán alcanzar el nivel de 2008. En su informe anual la AIE aventura que en ningún caso se repetirá la situación del pasado año, cuando la capacidad de producción de petróleo era sólo del 3,1% superior a la demanda, lo que contribuyó mucho a que el barril de crudo llegara a máximos históricos en torno a los 150 dólares.