El sector servicios de EEUU experimentó el pasado mes de julio un nivel de actividad mucho menor al de junio e inferior al esperado por los analistas de Wall Street. El índice que elabora cada mes la asociación de directores de compra del sector (ISM) se situó en julio en los 55,8 puntos, por debajo de los 60,7 puntos de junio.
La baja en julio es la más fuerte en cerca de dos años y el nivel de actividad está por debajo de los 59 puntos que esperaban los expertos de Wall Street. A pesar de ello, el indicador sigue dando cuenta de una expansión de la actividad en el sector, pues cualquier cifra sobre los 50 puntos demuestra un crecimiento. En julio se marcó el quincuagésimo segundo mes consecutivo de expansión. El ISM informó hoy de que el índice de nuevas órdenes para la industria no manufacturera, que explica cerca de un 80% de la actividad económica en EEUU, se ubicó en los 52,8 puntos en julio, menos que los 56,9 puntos de junio. El índice de empleo del sector fue el mes pasado de 51,7 puntos, menos que los 55 puntos de junio. El indicador de precios pagados por las empresas del sector se redujo a los 61,3 puntos en julio desde los 65,5 puntos de junio.