En Estados Unidos se crearon en julio 92.000 empleos, frente a los 135.000 que esperaba el mercado, mientras que la tasa de desempleo subió del 4,5 al 4,6%, frente al 4,5% que estimaban los analistas. La tasa de paro es la más alta desde enero y la creación de empleo la más débil desde febrero. No obstante, analistas consultados indican que la debilidad de estos datos puede deberse a cuestiones estacionales y no a un bache en la economía estadounidense.
Los datos de creación de empleo de mayo y junio se revisaron a la baja, pasando de 190.000 a 188.000 puestos en el primer caso, y de 132.000 a 126.000 en el mes de junio. La tasa de paro de los meses de mayo y junio, del 4,5%, no se modificó en la revisión. El salario medio por hora subió un 0,3% en julio y en términos interanuales se registra una subida del 3,9%. Por el momento, y tras conocerse este mal dato de paro, los futuros americanos se mueven en negativo. Así, el futuro referenciado al Dow Jones de Industriales cotiza con un descuento del 0,20%, el del tecnológico Nasdaq lo hace con un retroceso del 0,22% mientras que el futuro referenciado al S&P 500 se deja un 0,27%