El consorcio automovilístico estadounidense General Motors ha finalizado sin éxito el proceso de venta de su filial sueca Saab después de que el candidato elegido por la compañía, el fabricante de vehículos 'superdeportivos' Koenigsegg, haya retirado su oferta, según informó hoy la compañía en un comunicado. El presidente del grupo con sede en Detroit, en el Estado de Michigan, Fritz Henderson, se mostró "muy decepcionado" con la decisión de Koenigsegg de no continuar el proceso de compra de Saab.