El banco de inversión estadounidense JPMorgan subió el miércoles su pronóstico para el precio del oro en el 2009 y 2010, argumentando las perspectivas para la inflación y la debilidad del dólar como los factores de soporte para el metal precioso. El banco también subió su estimado para los precios de la plata. Ahora ve al metal promediando 13,90 dólares la onza en el 2009, frente a un pronóstico anterior de 11 dólares, y a 13,40 en el 2010, frente a 10 dólares. JPMorgan subió su previsión para el precio del oro en el 2009 a 960 dólares la onza desde los 831 dólares estimados previamente, y su vaticinio para el 2010 lo ubicó a 950 dólares la onza desde 825 dólares. "La demanda de inversión sigue actuando como un contrapeso, en algún grado, para un mercado físico muy débil en los metales preciosos, y en el oro en particular", dijo el banco en una nota de investigación. "La inflación y/o la debilidad del dólar tiene que materializarse para justificar un oro por encima de los 1.000 dólares. Entre tanto, la amenaza de estos factores dará soporte a los precios", agregó.