Japón redujo su superávit comercial en un 7,6% en mayo hasta los 365.600 millones de yenes (3.391 millones de dólares) con respecto al mismo mes del año anterior, según el Ministerio de Finanzas nipón. Por tercer mes consecutivo se redujo el superávit en la balanza comercial japonesa debido sobre todo por un aumento de las importaciones por los crecientes costes de la energía en detrimento de las exportaciones. En concreto, las importaciones a Japón crecieron en mayo un 4,4% hasta los 6,44 billones de yenes (59.776 millones de dólares). Por su parte, las exportaciones también crecieron un 3,7% hasta los 6,8 billones de yenes (63.167 millones de dólares), por 54 mes consecutivo.