Otmar Issing, ex economista jefe del Bundesbank y considerado uno de los padres del euro, ha pronosticado hoy en Bilbao que la recuperación de la actual crisis económica "no será rápida". Issing, que ha participado en los actos de conmemoración de XX aniversario de la sociedad de valores de las cajas de ahorro vascas, Norbolsa, ha considerado que "seguimos en fase de caída", aunque a menor velocidad de la que sufríamos hace un tiempo, lo que "no es muy alentador", pero hay que tener en cuenta que "toda recuperación comienza siempre por ahí".
En este momento, ha recalcado, "no cabe esperar una rápida recuperación, primero tendremos que alcanzar un grado de estabilidad". Sobre la actuación de las instituciones europeas, Issing ha recordado que gran parte de las competencias políticas siguen estando en manos de los Estados, por lo que son éstos los que deben actuar principalmente, aunque es necesario establecer normas comunes.

Otmar Issing, que en la actualidad preside el comité de asesores de Angela Merkel para el nuevo orden financiero, ha considerado que el éxito de la moneda común europea es hoy algo evidente, pero ha recordado que en su momento tuvo que hacer frente a un escepticismo bastante generalizado.

El euro, ha afirmado, "ha sido un ancla para la estabilidad del sistema financiero" y se ha preguntado qué hubiera pasado si la actual crisis económica se hubiera producido en el marco de una Europa con 17 monedas nacional. "Pues que habría sido un desastre", se ha contestado.

En este sentido, ha asegurado que el euro ha actuado como un "paraguas protector" contra algunos de los efectos de la crisis financiera, aunque otros, como la compra de activos tóxicos, no dependen de la moneda, sino de las decisiones de las propias entidades.

Issing no se ha pronunciado abiertamente sobre la posibilidad de que el Reino Unido decida finalmente integrase en el sistema euro, aunque ha considerado que se dan algunas de las condiciones precisas para ello, como que en Gran Bretaña haya una "lío macroeconómico" al que los países de la zona euro "se están enfrentando mejor".

En el Reino Unido, ha insistido, hay un núcleo duro de resistencia a Europa "más allá de la lógica", que se cifra entre un 10% y un 20% de la población, lo que es "difícil de afrontar" desde el punto de vista político, aunque ha considerado que "el debate ha vuelto a comenzar".

Issing ha insistido en la necesidad de que los países respeten la disciplina que exige el Pacto de Estabilidad. Ha recordado que gracias a que en el pasado algunos países, como España, fueron estrictos en este tema, ahora pueden hacer frente a la situación.

En la jornada ha tomado parte también el presidente de la caja guipuzcoana Kutxa y de Norbolsa, Xabier Iturbe, quien ha urgido a las administraciones a tomar medidas para poder "salir con fuerza" en el momento en que se produzca la reactivación económica.

Iturbe ha señalado que "tras un año de caída libre" de la economía mundial, parece, sobre todo en Estados Unidos, que a lo largo de este año podremos tocar fondo. "El año que viene seguiremos en el fondo y a partir de 2011 podremos comenzar a salir", ha apuntado.