El ISM manufacturero de junio mostró un leve incremento situándose por encima de las previsiones del consenso del mercado que esperaba un mantenimiento en niveles de 55. En lo que al componente de precios se refiere, se observó una caída mayor de la esperada al pasar de 71 a 68, pese a lo cual el índice se encuentra en niveles ciertamente elevados .
En la descomposición, se observó como su incremento se basa en tres componentes. El primero el de precios pagados, del que ya hicimos referencia en el párrafo anterior, y que al descender aportó en positivo al indicador. Los otros dos fueron producción (de 58,3 a 62,9) y nuevos pedidos (de 59,6 a 60,3). En el lado negativo lo más destacado fue la cesión de la partida de empleo (de 51,9 a 51,1) la cual, pese a mostrar una variación leve, podría repercutir de forma negativa en el informe de empleo del mes de junio que se publicará el próximo viernes.