Los precios mayoristas estadounidenses han registrado en septiembre un incremento del 1,1%, lo que supone la mayor subida desde febrero. Por su parte el dato subyacente (sin alimentación ni energía) ha avanzado un 0,1% en septiembre, debido al descenso de los precios de automóviles. Los expertos preveían de media que el IPRI general creciera un 0,5% en septiembre tras el descenso del 1,4% en agosto, mientras que para el dato subyacente se esperaba un incremento del 0,2% tras el aumento del 0,2% en el mes anterior.