El Índice de Precios al Consumo (IPC) ha bajado por sexto mes consecutivo en julio, afectado por la caída en los precios de productos digitales de consumo y de las tarifas de telefonía móvil. El IPC subyacente, la medida preferida del Banco de Japón que no toma en consideración los alimentos pero sí la energía, ha bajado un 0,1 por ciento interanual en julio, en línea con lo previsto. Por su parte el IPC general se ha mantenido sin variación tras su caída del 0,2 por ciento de junio.