Como muchos de vosotros sabéis, la renta fija convertible es un instrumento híbrido, ya que comparte características con los valores de renta fija (vencimiento y pago de cupones) y con los de renta variable (en el vencimiento del bono convertible se suele devolver acciones en lugar del nominal).

A mi personalmente me gusta definir a los bonos convertibles como un tipo de activo de renta fija con el que se puede capturar de forma parcial las subidas en renta variable del subyacente (obviamente por las características del activo, la compañía que emite el bono a su vez debe cotizar en bolsa), con niveles de volatilidad muy inferiores a los típicos del mercado bursátil. Así, dado su naturaleza híbrida me parece un activo ideal para diversificar y para impulsar la rentabilidad ajustada por el riesgo de una cartera de inversión.

El balance de lo que llevamos de 2012 para la renta fija convertible está siendo muy positivo. El Exane Top ECI 25 Convertible Bond (índice de renta fija convertible que se toma como referencia para comparar los fondos de inversión de esta categoría) registra una rentabilidad en lo que llevamos de año del 14,35%, frente a por ejemplo, el 11,5% del Eurostoxx 50 y el 8% de la renta fija corporativa con calificación crediticia de grado de inversión (tomando como referencia el JPM EMU Bond Index).

Pero a pesar de la favorable evolución reciente para este tipo de activo, creo que la renta fija convertible sigue siendo atractiva. Principalmente porque los diferenciales crediticios de este tipo de bonos son llamativos (en torno a los 500 pb) y, en segundo lugar, por el plus de rentabilidad si los mercados bursátiles mantienen el buen tono durante lo que resta de año.

Mi recomendación, dado el buen comportamiento de los activos bursátiles durante los últimos meses, y teniendo en cuenta las incertidumbres que giran en torno al contexto actual (crisis del euro, tema fiscal en EEUU y el riesgo de recesión global), es la de desviar parte de las posiciones en fondos de renta variable hacia fondos de renta fija convertible como vía para seguir en “renta variable”, y al mismo tiempo estar “cubiertos” ante el riesgo de cesiones de las cotizaciones.

A continuación, como es costumbre por mi parte, propongo algunos fondos de renta fija convertible seleccionadas en mis carteras gestionadas. El primero es el Parvest Convertible Bond Europe, fondo que invierte en bonos convertibles emitidos por compañías europeas, y el segundo es el JPM Global Convertibles, fondo que invierte en bonos convertibles emitidos por compañías de todo el mundo.

Fondos de renta fija convertible recomendados


Fuente: Allfunds Bank.