Intel Corp apelará la decisión de la Comisión Europea, que considera infundada.  "Estamos en completo desacuerdo" con la decisión de la comisión, dijo Bruce Sewell, asesor general de Intel. "Consideramos que esta decisión es errónea y no tiene en cuentae la realidad del mercado de microprocesadores fuertemente competitivo (...), caracterizado por la continua innovación, la mejora de la eficiencia de los productos y los menores precios", indicó.  Los precios tanto de los ordenadores como de los chips han descendido en una proporción de 100 a 1, explicó Sewell.  La Comisión Europea anunció que Intel tendrá que pagar una multa récord de 1.060 millones de euros por abuso de posición dominante.