El mayor banco holandés ha registrado su primer trimestre de ganancias después de encadenar tres de pérdidas. Su beneficio se ha reducido un 96%, hasta 71 millones de euros en el segundo trimestre del año, frente a los 1.920 millones que ganó un año antes. Estas ganancias, sin embargo, han sido inferiores a los 362 millones que esperaban los expertos consultados por Bloomberg.