El grupo holandés de servicios financieros ING dejará de operar en 10 de los 48 países en los que actualmente está presente en el marco de su plan de racionalización y reducción de costes, que contempla la venta de entre 10 y 15 negocios no estratégicos en los próximos 3 ó 5 años, lo que podría reportar a la entidad entre 6.000 y 8.000 millones de euros. El consejero delegado de ING, Jan Hommen, confirmó los planes del grupo holandés en el transcurso de una conferencia bancaria celebrada en Francfort y precisó que la venta de estos negocios no estratégicos se llevará a cabo en los próximos tres o cinco años "si las condiciones del mercado lo permiten".