La crisis de la vivienda residencial en España durará como mínimo tres años, hasta finales de 2010, según los responsables del informe Euroconstruct, que han reconocido que "la crisis será larga" y que sólo daría oxígeno una bajada de tipos. El último estudio de Euroconstruct, presentado esta mañana en Barcelona, prevé en España "un severo reajuste del mercado residencial, con descensos de producción en la banda del 15% al 20% durante 2008 y 2009". Los responsables del estudio, un grupo independiente de análisis formado por 19 institutos europeos que anualmente celebra dos conferencias, no han querido pronunciarse sobre cuándo puede acabar la crisis del residencial en España.
El director general del Instituto de Tecnología de la Construcción de Cataluña (ITeC), Anton M. Checa, ha explicado que "en España, después de estos dos años de ajuste duro, la actividad seguirá cayendo en 2010, pero en órdenes de entre el 5% y el 10%". Según Checa, "hasta que no se venda el stock de vivienda, que se cifra entre 750.000 y un millón, la actividad constructora en España no se reactivará". El desplome de la vivienda nueva arrastrará en los próximos dos años al conjunto de la construcción española, cuya actividad caerá en 2008 (-5,9%) y en 2009 (-3,7%), a causa de la drástica caída del sector residencial, según el estudio. "Las condiciones financieras se han endurecido y esto, unido a una cifra de existencias muy importante de vivienda sin colocar, ha generado un superávit que lleva a los promotores a no producir", ha señalado Josep R. Fontana, responsable de la Unidad de Prospectiva Económica del ITeC. Fontana ha asegurado que "en residencial no ha habido ningún año de transición, se ha bajado de manera muy rápida hasta la nueva plataforma de 300.000 viviendas como máximo anual", y esto, a su juicio, "no será temporal, de dos años, sino que puede prolongarse más". Hay que tener en cuenta que el segmento de residencial supone un tercio de la actividad constructora en España. Para el conjunto de la construcción, "dos años es el tiempo que necesitará el conjunto del sector y se confía que el cambio de signo pueda llegar, aunque tímidamente, en 2010 (1,4%)", según señala el estudio. Fontana además ha denunciado que el sector de la obra civil vive demasiado pendiente de las citas electorales, lo que se ha notado en que en 2007 se licitó por debajo de lo que se esperaba en obra civil. La crisis es general en el conjunto de la construcción en Europa, que se enfrenta a dos años de crecimiento cero (-0,3% en 2008 y +0,2% en 2009) y no se recuperará hasta 2010, según el informe, si bien las bajadas son muchos menores que en España, que muestra los peores síntomas. En opinión de Fontana, "en Europa la construcción de infraestructuras nos salvará de la turbulencia económica de los próximos años mientras que el comportamiento sobre el sector residencial será muy plano". "El 2010 será el año en que la crisis del residencial en el conjunto de Europa, que es el culpable de la debilidad del sector, toque fondo, si bien no rebotará", ha asegurado este economista del ITeC. Francia y Alemania tardarán más en recuperar su actividad residencial, si bien en Alemania se podrá compensar por el buen dinamismo de la rehabilitación. En el Reino Unido se esperaba una reactivación del sector residencial con un crecimiento negativo en 2008, afectados por la crisis financiera.