El director general de Política Energética y Minas, Jorge Sanz, firmó hoy la resolución que fija el método obligatorio que se deberá aplicar en los meses en que las eléctricas no hacen lecturas reales de los contadores y facturan por estimación. Según informa el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio en una nota, la nueva normativa se aplicará a los clientes acogidos a tarifas de suministro de energía eléctrica con una potencia inferior a los 10 kW, es decir, a la mayoría de los consumidores domésticos y algunas pequeñas y medianas empresas. La resolución será publicada en los próximos días en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y surtirá efectos para las facturaciones hechas a partir del 1 de noviembre de 2008. Una vez que entre en vigor, al día siguiente de salir en el BOE, se eliminará la "discrecionalidad" en el cálculo de las estimaciones de acuerdo con los datos históricos de cada cliente, precisa el Ministerio.