El director general del Instituto de Estudios Económicos (IEE), Juan Iranzo, prevé que la economía española crecerá el 1% en 2008 y que comenzará a repuntar en mayo de 2009, tras el ajuste del sector inmobiliario. Iranzo consideró que España se encuentra inmersa en "una profunda desaceleración" que se está intensificando, aunque auguró que "afortunadamente" no habrá una recesión sino más bien un "estancamiento" en términos intertrimestrales.
Aunque avanzó que el próximo viernes el IEE revisará sus previsiones de crecimiento para este año y las situará en el entorno del 2%, mostró su temor porque el avance del Producto Interior Bruto (PIB) español "esté más cerca de la previsión del Fondo Monetario Internacional", que la cifró en el 1,8%. El director general del IEE realizó estas declaraciones tras la presentación de la octava edición del libro "Política Económica de España" dirigido por el catedrático Luis Gámir, quien prevé para 2008 un crecimiento de la economía española en torno al 2%. El director de este libro, en el que han participado dieciocho autores, profesores de universidad y especialistas en la materia, calificó la actual situación económica española de "crisis" y no de desaceleración y dijo que esta crisis será "más profunda" que la del resto de los países de la zona Euro puesto que España ha crecido más que la media. Según Iranzo, el repunte de la economía española tardará un año en producirse, el tiempo necesario -dijo- para que se disipe la crisis financiera de Estados Unidos y se ajuste el sector inmobiliario y el proceso de destrucción de empleo. Apuntó que, mientras tanto, para paliar este impacto negativo son necesarias políticas liberalizadoras "y no intervencionistas" y medidas fiscales como la reducción del Impuesto sobre Sociedades, que fomenten la competitividad de las empresas, o mejoras en el mercado de la energía. En la presentación de este libro también ha participado el subgobernador del Banco de España, José Viñals, el presidente del Center for Economic and Policy Research, Guillermo de la Dehesa y el portavoz económico del PP en el Congreso, Cristóbal Montoro. De la Dehesa apostó porque sean las administraciones regionales y locales las que incidan en la política microeconómica para que sea más "eficiente". Además, para afrontar la actual situación económica, abogó por reducir las cuotas de la Seguridad Social a los trabajadores con rentas más bajas, lo que se podría compensar con la ampliación de los incentivos a los autónomos que se den de alta. El dirigente del PP, Cristóbal Montoro, dijo que "ante una situación crítica" este libro ayuda, ya que "necesitamos a los mejores analistas y economistas" para ver la luz del túnel en una crisis de la que "no vamos a salir por donde hemos entrado". Montoro arremetió contra la actual política económica del Gobierno socialista por "permitir una concentración económica y empresarial" y puso como ejemplo el apoyo del Ejecutivo a la recomendación de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) de aumentar las tarifas eléctricas en torno a un 11%.