"El fracaso nunca será definitivo, si la determinación de alcanzar el éxito es tan fuerte que no se acaba ni se disminuye."
Og Mandino

Uno de los principales errores del inversor amateur, es mirar atónito las maravillosas pautas tendenciales, fluyendo con ellas sobre el libre albedrio del mercado, buscando ya sea freno o punto de entrada. Sin embargo, la tendencia es determinante. La tendencia se retroalimenta de esperanza, optimismo, codicia y cobardía, dejando en máximos las compras de inversores que aterrados no osan entrar en un movimiento tendencial, esperando que el mercado nos dé una segunda oportunidad.



Casual o causal, el IBEX 35 ha cumplido a la perfección la pauta que describía en mi artículo "IBEX 35: Perspectivas primer trimestre de 2.013" recuperando la tormenta provocada por el ataque especulativo sobre la deuda soberana. Es lógico que el mercado cotice a este nivel, puesto que los bancos centrales han declarado la guerra sistémica y es un factor que hay que tener en cuenta. El ataque especulativo sobre el bono español afecta a la renta variable por un motivo de estructura propia de mercado, corresponde a una reestructuración en los rendimientos del bono español y el bono alemán.

He sido muy explícita durante este semestre en esta tribuna, tratando de exponer que el ajuste en los yields daría un impulso al IBEX 35, pero creo que la clave sigue estando en el sector financiero. La socialización de Bankia ha tenido un efecto dañino para el contribuyente. No podemos negar que la incertidumbre tiene un peso decisivo en las tendencias y solucionar el problema de Bankia, tendría un efecto positivo restando incertidumbre al parqué. Dicha incertidumbre se cierre con el selectivo español cotizando en la cota de 9.000 puntos, nivel previo a la crisis.

La evolución de los bancos españoles como Sabadell, Bankinter, Banesto, Popular y Caixabank nos dan una confianza que va más allá de cualquier patrón técnico u operativo. La amplitud del sector bancario, sube liderada por los dos buques insignia de la banca española; BBVA y SAN.

El conglomerado bancario español cotiza en una fastuosa tendencia alcista y en un punto más que interesante de compra. Los bancos siguen liderando el IBEX 35 y es justo lo que nuestro índice necesita para consolidarse en la zona de los 9.000 puntos.

      



      



      



      


El problema macroeconómico de raíz sigue existiendo, pero las bolsas se ajustan al riesgo especulativo y el sentimiento del inversor empieza a cambiar paulatinamente. El consenso analista, ve agotamiento en la tendencia de la bolsa americana, consenso más propio del análisis de la exuberante tendencia que de los datos reales. Sin duda, pauta muy curiosa. Por un lado observamos la mejora de la confianza del consumidor y a su vez del mercado inmobiliario. Por otro lado, los más de 700.000 millones de USD en activos de liquidez. Estos argumentos son suficientes para pensar que la bolsa americana puede mantener su tendencia alcista. Advertí en esta tribuna de ciertas divergencias en el análisis sectorial, estamos viendo ahora como poco a poco el mercado está mejorando su aspecto.

Por dichos motivos creo que el IBEX 35 resolverá la crisis de deuda, cotizando en el rango de los 9.000 puntos liderado por una impresionante subida del sector bancario español. Pensar en otras cotas queda aún demasiado lejos. Tal vez mis argumentos sobre el mercado americano y la reactivación del crédito en Europa me inviten a pensar en cotas hoy por hoy impensables, pero ¿acaso la bolsa no es ir en contra de la opinión generalizada? No olvidemos que los QE suponen un riesgo latente de burbuja financiera, lo que me deja al acecho de un mercado apasionante y lleno de controversia. Mi objetivo claro; los 9.000 puntos.