El Ibex 35 ha tenido una semanita que mejor dejar en el olvido. Al selectivo le han dado hasta en el carnet de identidad y sólo un día ha conseguido salirse con la suya, es decir, con números verdes (jueves 3), y por la mínima. El índice ha sido nuevamente, y ya van muchas seguidas, vapuleado por la volatilidad y el sector financiero. Ni las energéticas, ni el inicio de un nuevo mes (último del segundo semestre) le han servido para salir de los números rojos. En esta semana el indicador ya se deja un 0,63%, siendo el único del Viejo Continente con lastre semanal, y en el año, más y peor, cede un 23,62%.
Esta semana dejamos un mes y comenzamos otro pero, haciendo balance del comportamiento del Ibex 35 en mayo, sólo podemos darle un cate. El indicador nacional cerró el mes de las flores con un descenso total del 10,8%, hablando en plata, el peor mes desde la caída de Lehman Brothers en octubre del 2008. Y, es que, los peores vaticinios se cumplieron: se pronunció la crisis de déficit europeo, nos bajaron el rating de la deuda española, los problemas en el sector financiero se engrandecieron, la volatilidad se hizo más fuerte y el volumen siguió cuesta abajo y sin frenos. Con todo ello, mayo cerraba sus puertas con el cartel de "bajista" en letras mayúsculas.

Así pues, el martes comenzábamos junio pero en esta semana el Ibex 35 se hundía igualmente en la marea roja. El jueves consiguió subir a superficie para coger un poquito de aire (avanzó un 0,09% intradía), pero la realidad es cruda y la volatilidad y los bancos no se la van a cocinar, más bien, se la están endureciendo. Para colmo, el volumen de negociación también ha sido bajo, coincidiendo con que el lunes festivo en Wall Street y el parqué británico y el jueves en la capital de España. Aún así, hay que quitarse el sombrero porque el Ibex 35 no ha perdido los 9.000 puntos, una zona que “junto con los 8.800 puntos, funciona de soporte del índice”, observa Roberto Moro, analista independiente. Pero ¡ojo! Porque, si perdiera los 9.000 a cierre, este experto vaticina que “las posibilidades de estar ante una caída importante serían muchas. Por lo que habrá que ver si es capaz de sujetarse”.

Pero, ¿qué ocurrirá si el Ibex 35 si pierde el salvavidas de los 9.000 puntos? Eduardo Bolinches, director de Bolsacash, es rotundo: “en el momento en que veamos un cierre en los 9.004 puntos con una cotización mínimo intradía 8.812, las bajadas se van a acelerar y bastante”. De momento, el índice nos seguirá regalando “máximos y mínimos decrecientes”, y, “si bien ahora estamos intentando hacer un máximo, la debilidad es bestial y, en cualquier momento, estamos testeando y rompiendo a la baja el importante soporte de los 8.970 puntos aproximadamente”, avisa Bolinches.

Técnicamente y mirando hacia atrás Gabriel Montalto, director en España de Hanseatic Brokerhouse, resalta que “el Ibex 35 tuvo un primer movimiento desde los 11.560 que terminó casi en los 8.800 puntos, luego vimos un rebote alcista pero desde los 10.300 hay un segundo movimiento simétrico al primero y con el que deberíamos tener cuidado porque culmina en la zona de 7.250-7.300 puntos que coincide con los 7.900-8.100 puntos donde hay un hueco a cerrar, y los 7.300 puntos, que no han sido cerrados”.

Aún así, en el corto plazo, Damián Querol, director de análisis de Banco Gallego, calma los ánimos y dice que “los índices mantendrán soportes apoyados por las buenas noticias macro”, a la espera de que “en junio es probable que se tomen posiciones con los resultados empresariales del segundo trimestre”.


En el resto del Viejo Continente… aprobado general

El Dax es el único triunfador. Pasa por la puerta grande o, mejor dicho, por la de Brandeburgo, mientras el reto de índices europeos le aplauden. El indicador germano se pavonea de sus abultados números verdes esta semana antes sus homólogos y no es para menos. Llega al viernes con una subida del 1,98%, además de un avance del 0,10% en lo que va de año. Será por esto, entre otras cosas, que Sara Pérez Frutos, directora de Dracon Partners EAFI afirma convencida que “si fuéramos un inversor no europeo y tuviéramos que tener una parte de nuestra cartera en euros, sería una buena idea invertir en valores de renta variable alemana porque la economía germana es la que mejor está posicionada del continente en este momento”. El Dax ya ha superado los 6.000 puntos, franja clave que marcaba Montalto a inicio de semana, si bien, este mismo analista recuerda que “tiene un hueco en los 5.700 puntos, que coincidiría con una zona de 8.800 puntos del Ibex, y que creo se debería visitar aún”. Por otro lado, “entre los 6.000 y 6.030 puntos hay una resistencia muy importante para el Dax y, por debajo de los 6.100 puntos, habría que tener cuidado si se quieren tomar posiciones alcistas porque una corrección lo podría llevar a los 5.800 y hasta 5.700 puntos”.

Desde Hanseatic Brokerhouse ponen la mirada en uno de los grandes olvidados europeos. De él dicen que “tiene un potencial bastante fuerte, sobre todo de cara al medio y largo plazo”, pues, “si al Ibex 35 se ve en algún momento en la zona de 16.000 puntos, el equivalente del MIB 40 serían los 40.000 e incluso los 45.000 puntos, estando en estos momentos en la zona de los 16.540 puntos”. Por ahora, “el MIB 40 tiene un hueco a cerrar en los 16.000 puntos pero, si miramos todo lo que puede recuperar, el porcentaje de subida es mucho mayor que el del Ibex 35”. Algunas oportunidades para invertir de cara a largo plazo, para 3, 4 ó 5 años, serían “Banca Popolare di Milano, Fiat, Ferrari o Intesa San Paolo”.

Con respecto al resto de índices, se puede observar una ventaja, en comparación con el Ibex 35, “el índice con peor situación de Europa”, dice Roberto Moro. Así pues, el FTSE 100 avanza un 0,31% en la semana, aunque aún tiene que levantar un negativo 5,26% que se deja en el año. El índice británico no logra romper la resistencia de los 5.240 puntos. El CAC 40 parisino ganaba ya entre el lunes y el jueves un 0,91%, si bien tiene a cuestas un 11,38% de descenso en este 2010. El EuroStoxx 50, por su parte, sigue dibujando una montaña rusa que ha pronunciado sus descensos esta semana, si bien el indicador compendio europeo gana un 0,57% a jueves. Santander y BBVA son aquí, al igual que en el Ibex, de los que más difícil se lo están poniendo. En esta semana la entidad cántabra cuelga un lastre del 2,44% y la vasca del 2,70%, situándose entre los valores que más caen dentro del EuroStoxx50.

Está claro, nuestro índice Ibex 35 esta semana suspende mientras que los demás indicadores europeos celebran su graduado.