El grupo Iberia ha anunciado que su beneficio neto subió el año pasado en un 182 por ciento a 327,6 millones de euros gracias a la contención de costes y la eliminación de rutas poco rentables. El resultado, impulsado también por ingresos no recurrentes, estuvo por encima de las previsiones de los analistas, que auguraron un beneficio neto de 267 millones de euros.Iberia dijo que ingresó unos 200 millones de euros con el proceso de recapitalización del grupo de reservas Amadeus y con la devolución y venta de aviones y motores.El beneficio bruto de explotación antes de alquileres (EBITDAR) - uno de los ratios más seguidos por los analistas - subió el año pasado un 17,9 por ciento hasta 932 millones de euros.Caida de los servicios de handlingEl único descenso lo protagonizaron los servicios de 'handling' que registraron una cifra de negocio un 15,5% inferior a la del año anterior, debido "al nuevo entorno competitivo en los aeropuertos españoles, tras la adjudicación de nuevas licencias en julio de 2006 y el aumento de los permisos para realizar autohandling".En cuanto a los costes, la compañía consiguió reducirlos en un 0,5%, debido al "cumplimiento eficaz" del Plan Director 2006/2008" y donde destacan los ahorros de Iberia derivados de la reducción de la plantilla y de la reestructuración de la red de vuelos. También influyó la depreciación del dólar frente al euro.La aerolínea ha presentado una oferta por su rival Spanair para hacer frente al avance de las compañías aéreas de bajo coste en España y la irrupción del AVE en su ruta más rentable, el "puente aéreo" entre Madrid y Barcelona.