La enmienda presentada por el PSOE de reforma de la Ley de Sociedades Anónimas que incluye el levantamiento de las limitaciones en los derechos de voto de sociedades cotizadas podría facilitar en parte la pretensión de ACS de entrar en el consejo de administración de Iberdrola y revalorizaría la participación de Sacyr en Repsol, según los expertos.
La analista de Atlas Capital Susana Felpeto da por hecho que la supresión de los blindajes en Iberdrola y Repsol, del 10% en ambos casos, "perjudica a las primeras y beneficio a ACS y Sacyr", que cuentan con participaciones del 12% y del 20%, respectivamente, en la eléctrica y la petrolera.

"ACS tendría más fácil entrar en el consejo de Iberdrola y Sacyr reduciría los riesgos relacionados con los dividendos a la baja de Repsol, al tiempo que su participación como bloque valdría más", aseguró Felpeto.

En todo caso, la analista advierte de que las principales implicaciones de la reforma podrían ser otras. "Cuando se puso el límite a las participaciones se intentaba proteger a las empresas pequeñas y salvaguardar a los accionistas minoritarios", recordó, antes de advertir de que en este tipo de medidas debería haber "reciprocidad" con el resto de Europa, donde las empresas estratégicas suelen estar blindadas.

El problema de la falta de reciprocidad podría afectar especialmente a Telefónica, en la que, como en Repsol e Iberdrola, la limitación de voto afecta al 10% del capital. "Los principales rivales de Telefónica tienen medidas de protección similares, de modo que las empresas podrían quedar desprotegidas en España y no en la UE", advirtió.

MOVIMIENTOS CORPORATIVOS

Por su parte, el director de análisis del Banco Sabadell, Nicolás Fernández Picón, indicó a Europa Press que la medida "facilitaría movimientos corporativos", pese a que "en sí mismo no tiene por qué acelerar la entrada de nuevos accionistas".

Fernández Picón aseguró además que estos posibles movimientos corporativos, "de no ser deseados, implicarían que el interesado tiene que lanzar una OPA hostil que, dado el tamaño de las compañías comentadas, parece complicada".

Aparte de Telefónica, Iberdrola y Repsol, con un 10% de limitación de voto, el levantamiento de blindajes podría afectar también a Popular, Sabadell, REE y Enagás, con porcentajes similares, así como a NH Hoteles (20%) y Barón de Ley (30%). Al margen de esta circunstancia, REE y Enagás limitan al 3% del capital y al 1% de derechos de voto la presencia de accionistas del sector energético.

SIN REACCIÓN EN LOS MERCADOS

La analista de Renta 4 Natalia Aguirre advierte de que por el momento resulta "muy preliminar" aventurar los efectos del posible cambio normativo y destaca que "el mercado no ha recogido la noticia".

ACS y Sacyr perdían hoy un 0,5% y un 1,1%, respectivamente, en bolsa, mientras que las acciones de Iberdrola caían un 0,3% y las de Repsol subían un 0,3%. El Ibex perdía a las 14.50 horas un 0,7%.

A pesar de que el levantamiento daría poder a ACS y Sacyr en Iberdrola y Repsol, respectivamente, Aguirre recordó que estos socios tienen una capitalización muy inferior a las compañías participadas y que, "por su tamaño y por la situación crediticia", difícilmente podrían hacerse con el control de las mismas.