Si tuviéramos que buscar un ejemplo de acción sin dirección para un libro de análisis técnico podríamos seleccionar a Iberdrola.
Desde hace seis meses la acción se ha desplazado en un rango lateral con techo en el máximo anual, 6,50, y suelo en el mínimo de MAR11 situado en 5,73. Rango relativamente estrecho para el periodo analizado y que ha provocado que el indicador MACD se aplane en torno a su nivel neutral mientras que las medias móviles de largo plazo se aproximan entre sí de forma muy pausada.

En este entorno el volumen de negocio comienza a escasear (ver la pendiente negativa en el índice de volumen positivo) apuntando a una falta de interés por la acción. En este contexto, parece que solo caben dos opciones. La primera sería esperar a que el precio rompa el movimiento lateral para apuntarnos en la dirección que marque. La segunda operar en rango, compra en soportes buscando resistencias y/o venta en resistencias buscando soportes.

Iberdrola en gráfico diario