Iberdrola ha puesto en marcha hoy en Reino Unido a través de su filial Scottish Power la primera unidad de la planta de captura y almacenamiento de CO2 de su central térmica de Longannet, en Escocia, anunció la compañía en un comunicado. El proyecto ha merecido una felicitación especial del primer ministro británico, Gordon Brown, que en una carta califica de "día histórico para la compañía y el país" la entrada en funcionamiento de la planta, que supondrá una "respuesta importante al reto del cambio climático". Para la eléctrica, la puesta en marcha de esta unidad supone un primer hito en su determinación por convertirse en un referente mundial en la captura del CO2. La unidad de prueba, la primera de estas características ubicada en Reino Unido, será capaz de procesar 1.000 metros cúbicos de gas por hora generado en la central de Longannet.