Iberdrola lidera el proyecto Electrical Powered Vehicles (EPV) para introducir el vehículo eléctrico en el ámbito del transporte urbano de la Comunidad Valenciana. La iniciativa, coordinada con el Instituto Tecnológico de la Energía, cuenta con un presupuesto de un millón de euros y tendrá una duración de 21 meses, según informó la compañía en un comunicado. El proyecto cuenta con la colaboración de otras ocho empresas: Movus, perteneciente al campo de la movilidad urbana; Power Electronics y Montesol, empresas energéticas; GND y CPD, ambas del campo de la automoción; Nutai, experta en automoción, automatización, medición y control; TecniBat; del sector de las baterías eléctricas y la consultoría Idom.