El consorcio formado por Vattenfall y la filial británica de Iberdrola, Scottish Power, es el mejor situado para adjudicarse el parque eólico marino de Norfolk, en Reino Unido, llamado a convertirse en la mayor instalación de este tipo en toda Europa.