José Luis Herrera, analista de CMC Markets, repasa los asuntos más relevantes de la actualidad y se centra en valores destacados por la campaña de presentación de resultados.

¿Cómo valora el comunicado de la Reserva Federal que no ha mostrado especiales cambios como se esperaba y de qué forma puede tener repercusión en los mercados? 

Hoy es  uno de los principales titulares la reunión de la Fed. Realmente pocos analistas esperaban que hubieran cambios en materia de tipos. Lo que sí se esperaba es cuál podía ser el sesgo de Yellen en cuanto a la economía. En general, fortaleza de la economía a pesar del dato del PIB. Hizo cierto hincapié en que hay debilidad a corto plazo aunque es corto plazo y se va a retomar esa senda de crecimiento. Por parte de Trump volverá al 3% y por parte del FMI algo menor. En general, crecimiento. Mañana conoceremos el dato de nóminas no agrícolas, que se esperan 185.000. Conoceremos el dato de empleo. En general son datos buenos. Además, se espera que esas políticas por parte de Trump ese impacto que pueda tener la reforma fiscal también pueda beneficiar al mismo. Las compañías lo están haciendo bien y teniendo en cuenta además que el dólar se ha revalorizado. Comparativamente debía suponer un impacto más positivo en las empresas, aunque a las exportadoras no es algo que beneficie.(Ver: Un ciclo económico anormal donde lo más básico es lo que mejor funciona

También estamos pendientes de la segunda vuelta de las elecciones de Francia después de que en la primera se alzara con la victoria Macron. ¿Puede producirse un rally si gana Macron o ya se ha descontado la subida?

A ese respecto prefiero no pronunciarme porque el mercado ha demostrado que es soberano. El rally probablemente ya se está produciendo. Tenemos al DAX haciendo máximos y el euro probablemente está en situación de subida. Al Ibex lo tenemos cotizando por encima de los 10.900 puntos y el mercado ha descontado prácticamente en su totalidad una victoria de Macron. Hay que preguntarse si esa victoria no es tal y también en el corto plazo al menos bastante malo. La segunda opción es que si realmente se produce esa victoria a ver qué hace el mercado. No es descartable que con tanta euforia descontada se produzca una senda de corrección o al menos de lateralidad, ya que otra cosa es que sea capaz de implantar esas medidas de programas o que sea capaz de moverse en aguas tan turbulentas como los de la política. El mercado ya ha hecho su apuesta y habría que extremar la precaución.

Sobre el euro-dólar hemos visto que en los últimos días ha mostrado cierta fortaleza. ¿Considera que puede tener más recorrido al alza después de verlo en máximos anuales recientemente?

Aquí confluyen dos circunstancias. Un par de divisas muestra la fortaleza a cierto punto o el descuento de expectativa de las monedas de ambos países. Por un lado tenemos al dólar que debería fortalecerse per sé por el hecho de que hay un plan de subida de tipos, pero por otro tenemos en euro que también tiene condicionantes estructurales para fortalecerse. Cuando se inició el QE esto debilitó al euro, pero es que ahora se empieza a barajar un plan de reducción de esos estímulos. Ya se está haciendo una reducción paulatina en cuanto a compra de deuda por parte del BCE. Se baraja para el mes de septiembre. A partir de ahí se habla de reducción de estímulos, de extensión del programa en cuanto a tiempo, y eso provoca fortalecer la moneda europea. No se habla ni por asomo de subida de tipos, pero el mercado actúa por expectativas. Así pues, a pesar de que en la tendencia primaria el par es bajista, en los últimos tiempos, desde enero de este año, lo que está produciéndose es una sucesión de mínimos ascendentes, una contratendencia a esta tendencia bajista general, que lo que está suponiendo es que vaya el par por lo pronto a toparse con la banda inferior de este gran canal bajista que es donde se ha topado, sobre todo después del hueco alcista y los días posteriores tras conocer la primera vuelta de las elecciones francesas. Estamos hablando de niveles de 1,0930 o de 1,0940. Ahí está haciendo una lateralidad, una figura que a priori debería ser de continuidad alcista, y superando este nivel perfectamente podría ir a esta parte superior del canal secundario alcista que hasta el momento pasa por niveles del 1,1030. Superando esa zona podríamos visitar niveles de 1,13. En definitiva está mostrando fortaleza el par. No sé si llegaremos a la paridad, pero el timing a corto plazo es favorable a la moneda europea si las elecciones tanto en Francia o Alemania no muestren algo distinto.

Ya han presentado cuentas los bancos. Viendo estos resultados, ¿las cuentas de las entidades bancarias están suficientemente saneadas para seguir tirando al alza?

El sector bancario que ha dado que hablar en los últimos años no ha cambiado todo de la noche a la mañana. Es un sector que sigue teniendo amenazas. Está el componente tecnológico. También, en un entorno de tipos deprimidos que tiene un impacto en los márgenes de resultados. Es un sector que todavía tiene que reinventarse, que sanear los balances. Habría que discernir entre unos bancos y otros. Pero es cierto que se empiece a poner en duda si realmente las valoraciones que había hace un año eran las correctas. Lo que hay que plantearse ahora es si después de haber tenido un recorrido de más de un 80% en el caso de BBVA o Santander si son las valoraciones actuales las correctas. Como siempre comentamos tampoco se trata de entrar a cualquier nivel, lo que se trata es de encontrar un timing adecuado que nos permita gestionar nuestra posición término de riesgo/beneficio. Hoy por hoy ni Santander ni BBVA nos darían esa entrada. Lo que sí es cierto es que hubo una zona de resistencia que además se superó con un hueco alcista en el lunes posterior a conocer los resultados de la primera vuelta de las elecciones francesas tanto en el BBVA como para el Banco Santander, como referentes en la bolsa española. Eso es lo que supuso además la rotura de resistencias del Ibex. No olvidemos que es un sector muy bancarizado y que en principio podría hacer proseguir la tendencia alcista por parte de los bancos. Sería sano que hiciera por lo menos un apoyo en la zona de resistencia para continuar las subidas que en estos momentos también empiezan a dar algo de vértigo. En general creo que es un sector que debería ser relevo de otros sectores y seguir comportándose mejor que otros. Todo lo contrario de lo que ha ocurrido en años anteriores.

Repsol y Ferrovial son las dos últimas en acudir a su cita con los inversores. ¿En el plano técnico que podemos decir de estas compañías?

Repsol ha presentado resultados positivos pese a la baja de los precios del petróleo. Hay que diferenciar entre negocio downstream, que lo ha hecho algo mejor el de producción. A nivel técnico lo que hay es una sucesión de mínimos crecientes como podemos ver en el gráfico desde los mínimos cotizados en febrero del 2016. No olvidemos además que son coincidentes con los mínimos del precio del petróleo. La materia prima como es lógico está muy ligada al precio. La zona a la que se podría dirigir, estamos hablando de una resistencia en mi opinión de los 15,20 o 15,30 euros, que son niveles que ya había cotizado hace tiempo. Concretamente en mayo del 2010 y es la posible zona de resistencia en la que se podría dirigir en el corto y medio plazo. Pienso que los precios del petróleo actuales pueden hacer sentir cómodas a las compañías actuales. Les permite cierto margen para intentar explotar ciertas vertientes de su negocio. Repsol además tiene  un plan de reestructuración que comenzó hace años que creo recordar que se está plasmando fase a fase positivamente y pienso que podría seguir siendo una compañía a tener en cuenta en una cartera diversificada. El soporte en el corto plazo podríamos establecerlo en los 14,20 aproximadamente.

Ferrovial a nivel técnico, sobre todo en los últimos tiempos, una vez que inició la senda alcista actual, se está comportando bastante positivamente. Hoy está cerca de los 20 euros por acción. Sigue la verticalidad de la subida de estos meses, concretamente desde principios de febrero. Sí incita a la prudencia. Cuanto más vertical es la subida, pienso que más posibilidades hay también de que haya ligeros recortes. Como siempre, si vamos a entrar vamos a intentar buscar un punto de apoyo en la directriz alcista que nos permita gestionar en términos de riesgo nuestra posición. Un sector en el que cotiza que en principio es un sector que puede tener el relevo de la mejora de la economía y que a priori está beneficiado también por el efecto arrastre que pueda suponer las inversiones de este plan de infraestructuras por parte de la nueva administración norteamericana. (Ver: Ferrovial, buenos fundamentales, valoración elevada