El fabricante de vehículos, motocicletas y maquinaria explicó que este fuerte retroceso de su resultado neto es consecuencia del impacto provocado sobre su negocio del terremoto y posterior tsunami que tuvieron lugar en Japón el pasado mes de marzo. Asimismo, la compañía señaló que se vio afectada por el efecto negativo del tipo de cambio.

Entre abril y junio de este año, Honda obtuvo unos ingresos de 3,6 billones de yenes (33.582 millones de euros), lo que se traduce en un descenso del 22% si se compara con las cifras contabilizadas en los mismos meses del ejercicio anterior.


La corporación japonesa cerró los seis primeros meses fiscales con un beneficio operativo de 75.090 millones de yenes (700,4 millones de euros), lo que supone un retroceso del 81,1% respecto a los datos registrados en el primer semestre del año fiscal 2010-2011.