No va más. Un trimestre da lo suficiente como para firmar un rally del 24%, pero quizás la ruleta ha parado de girar. ¿Por qué? Benditos políticos, se nota demasiado que la actividad ha vuelto. Palabras desde Alemania, Atenas y París marcan nuevamente el devenir de las bolsas y los experos apuntan -frente al rally de la última semana- que la pérdida de los 7.210 puntos tendría como siguiente objetivo los 6.500 para un selectivo demasiado bancarizado y con cada vez menos volumen de negociación. Adiós a los 6 euros a los que aspiraba BBVA -también Santander- porque septiembre está a la vuelta de la esquina. 

Del júbilo a la tristeza hay un paso tan pequeño que el Ibex 35 lo ha cruzado en menos de cinco días. La semana pasada las pérdidas se imponían en nuestro selectivo que cerraba con un recorte cercano al 4% (semanal) y con las reformas bancarias del Gobierno entre sus preocupaciones. Finalmente no fue el viernes 25, será el viernes 31, el momento en que el Ejecutivo dé luz verde al denominado 'banco malo' -cuarta reforma financiera desde 2010- y lejos aún de ver la mallamada luz a final del túnel.

“Es más positivo para BBVA y Banco Santander – que saldrán reforzadas- y el hecho de que la Troika venga a Españaes un paso más para llevar a cabo el memorándum y eso llevará a una situación de más dudas en las entidades de menos capitalización”, asegura Óscar Moreno, gestor de fondos de Renta 4.




'Ya están aquí...' -que dirían algunos...-. Los hombres de negro viajaron de Lisboa a Madrid para 'analizar' lo que el Gobierno tiene preparado bajo el brazo. En el último mes, las revalorizaciones para los dos grandes financieros se cuentan a doble dígito. Santander, el mejor parado, suma un 36% al alza, mientras que BBVA -habida cuenta de su mayor avance- ha subido un 26%. Los expertos de Carax Alphavalue recomiendan la compra de la entidad con un precio objetivo de 8.56 euros. Ahora, sin embargo, un recorte del Ibex 35 “hasta los 7.000/7.200 puntos” se corresponde “con los 5 euros del Banco Santander”, asegura Miguel Pareja, gestor de carteras de Bolsa 3 SV. 

Sucesivamente el Ibex 35 fue renegándose y perdiendo soporte tras soporte hasta llegar al nivel actual que dibuja un panorama de 'recogida de beneficios' que dirían algunos y que no hace sino retrotaernos a junio de este año cuando la prima de riesgo marcaba máximos, algo en lo que parece también haber vuelto a las andadas. Cinco días aguantó el spread de deuda por debajo de los 500 puntos básicos. 

La cuestión es que este lunes el selectivo abría desde los 7310 puntos confirmando las teorías de que el rebote se acabó y para colmo lo hizo sin haber siquiera conseguido el objetivo marcado por los expertos en los 8.000 enteros.“El Ibex 35 tiene directrices bajistas, a pesar del rebote de las últimas semanas”, afirma Daniel García, de Ideas de Trading “y ahora se encuentra dilatando la primera de éstas”. El nivel a vigilar, según este analista, se sitúa en los 7.000 puntos que de perforarlos a la baja haría mirar al selectivo a los 6.300 puntos”. 

Detrás se encuentra -como no podría ser de otra manera- la querida y ansiada incertidumbre griega que ha vuelto a la primera plana económica europea cuando todo parecía que se había cansado de ser nombrada en boca de los políticos, pero, sin duda, el cansancio que comienza a demostrar la renta variable estadounidense. Los recortes se han extendido a Wall Street y el Dow Jones mira ya “al soporte de los 12.720 puntos” a pesar de que, por el momento, resiste la barrera de los 13.000 enteros y eso que el S&P renquea. El viernes vimos como rompía a la baja los 1.400. 

Dentro de la Zona Premium de Estrategias de Inversión, el analista Luis Francisco Ruiz ya hacía mención al hecho de que los principales índices, habiendo “testeado referencias técnicas clave” y que ha generado un estado de ánimo que hace pensar en caídas a corto. “Un impulso alcista que en el caso de los índices norteamericanos ronda los 10 puntos porcentuales y que ha llevado a los inversores particulares a pasar de presentar un sentimiento bajista extremo a rozar la euforia en dos meses”. Es lo que denomina el experto una “mala combinación: euforia en máximos con el precio en resistencias”. 

En este sentido Roberto Moro, analista de Apta Negocios, ve “probable” que “haya un alto” precisamente porque “el comienzo de las correcciones lo ha sido cuando los índices americanos se han enfrentado a las resistencias que eran los máximos anuales, desde ahí están retrocediendo lo suficiente como para comenzar alguna corrección”.

Y es que cuando se sube demasiado, lo lógico es dejarse caer, lo que desconocemos es si para tomar impulso o para ahondar en la desgracia. El analista apunta a que la “pérdida de los 7.210 puntos del Ibex 35 en precios de cierre incrementaría las correcciones y establece el próximo objetivo en los 6.570 puntos”. De hacerlo lo haría a las puertas de las palabras de Mario Draghi y aquello de fijar un posible techo a la rentabilidad exigida a la deuda de los países. Lo haría eso sí bajo la mesa, nada da darlo a conocer, luego nos preguntamos las diferencias que existen con lo que realizaba hace 20 semanas comprando deuda en el mercado secundario. La banca estará en el punto de mira. El rescate mira, sobre todo, a Bankia, pero Bank of America ya apuntaba una fecha: mediados de septiembre. España podría lanzarse a pedir el rescate soberano y pese a que la agencia de calificación S&P aseguraba que nos condonaría este hecho y no rebajaría la nota a nuestro país, ¿harán lo mismo los inversores con nuestra renta variable?