El secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña ha dicho este lunes que era posible que las cuentas públicas de las Administraciones Centrales cierren este año en número rojos. 'Podría ser un 'déficit pequeño, pero será relativamente moderado', ha dicho Ocaña tras presentar las cuentas públicas de los primeros seis meses del año. Las cuentas públicas del Estado arrojaron hasta junio un déficit de 4.683 millones de euros, equivalente al 0,42% del PIB, después de cerrar mayo todavía con un superávit de 2.722 millones de euros.
Las cuentas del Estado no recogen los balances de las Comunidades Autónomas ni la Seguridad Social. Hacienda atribuye el déficit a la desaceleración económica, fundamentalmente en el sector inmobiliario, y a la merma de los márgenes empresariales por el alto precio del crudo