El gabinete de Grecia aprobó el miércoles un nuevo programa de austeridad, el tercero en igual cantidad de meses, en otro intento por controlar la crisis fiscal y conseguir apoyo financiero de la Unión Europea, dijo una fuente del Gobierno.
"Se han decidido medidas que rendirán 4.800 millones de euros (6.500 millones de dólares)", dijo la fuente, que participó de la reunión de gabinete. "La mitad será por recortes en el gasto y el otro 50 por aumentos impositivos", precisó.

Las medidas incluyen un aumento en el impuesto al valor agregado de dos puntos porcentuales, a un 21, por ciento, junto con un recorte del 30 por ciento en las bonificaciones de los salarios del sector público, agregó el funcionario.

En un dramático discurso ante los miembros de su partido PASOK el martes, el primer ministro George Papandreou comparó la crisis fiscal que vive su país con una guerra y dijo que tendría que tomar más medidas impopulares.

Toda Europa se vería amenazada si Grecia no toma decisiones valientes para reducir una montaña de deuda de 300.000 millones de euros, mayor que el Producto Interno Bruto del país, dijo el primer ministro. Las nuevas medidas incluyen también un congelamiento sobre las pensiones del sector público durante este año.

El euro subió en los mercados con las noticias sobre las medidas y los costos de endeudamiento de Grecia bajaron a 291 puntos básicos frente a los referenciales bonos alemanes, el nivel más bajo desde inicios de febrero.

Unos 500 jubilados se congregaron en el centro de Atenas y marcharon hasta el Ministerio de Finanzas en una primera protesta contra las nuevas medidas. Los empleados públicos también planean una manifestación en las inmediaciones del ministerio. Sin embargo, los sondeos de opinión sugieren que la mayoría de la población apoya al Gobierno en su plan de ajuste.

Papandreou se reunirá el viernes en Berlín con la canciller alemana Angela Merkel y el domingo con el presidente francés Nicolas Sarkozy, en busca de respaldo de la Unión Europea.

Grecia recibió un breve respiro con declaraciones de un funcionario de Standard & Poor´s, que dijo que la agencia es menos pesimista frente a la crisis fiscal del país que los mercados financieros.

"La posición política de este Gobierno aún es muy alta, si se cree en los sondeos", dijo David Beers, jefe global de calificaciones soberanas en S&P, a Reuters en un alto de una conferencia en Singapur.

S&P califica a Grecia con "BBB+", dos escalones por encima del grado especulativo, con panorama negativo.

Desde Bruselas, la Comisión Europea evitó referirse a las nuevas medidas, diciendo que aún no han sido informadas oficialmente por Atenas.