Google vuelve a fijarse en China, en concreto en los medios publicitarios y en el creciente sector exportador, un año después del conflicto con sus autoridades por el tema de la censura de sus contenidos. 
El camino de la recuperación no será fácil y tendrá algún obstáculo, pero el gigante de internet parece tenerlo todo para reconstruir su presencia en el mayor mercado mundial de internet, pues se calcula que existen unos 400 millones de usuarios. Según ha comentado T.R. Harrington, jefe ejecutivo de Darwin Marketing "¿que si pienso que pueden conseguirlo? Parece que sí. Ese mercado sigue creciendo de forma rápida, un pequeño trozo de esa gran tarta sigue siendo un gran trozo".

Para la consultora iResearch, el mercado de los buscadores en China está valorado en unos 11,000 millones de yuanes (1.7 millones de dólares) y se espera que crezca una media del 50% cada uno de los próximos cuatro años. Google sigue buscando publicidad a través de empresas chinas, un negocio que a estas alturas ya supone casi el 50% de sus ingresos en ese país.