Google ha respondido a la prohibición de un tribunal parisino de reproducir libros en Francia sin autorización de las editoriales con un recordatorio a los internautas franceses: podrían colocarse "a la zaga" del resto de usuarios de la Red en materia de conocimientos. La compañía norteamericana ya ha avisado de que recurrirá esta sentencia.