Las dos entidades bancarias han decidido incrementar sus previsiones sobre el petróleo en más de un 20%, síntoma de su perspectiva alcista en las materias primas.

Goldman, que recomendó con acierto a sus inversores que vendieran oro y cobre el mes pasado antes de la caída de los precios, ha elevado su predicción para el Brent desde los 107 dólares, hasta los 130 dólares.

Morgan Stanley ha aumentado su estimación para el barril de referencia en Europa un 20% hasta una media de 120 dólares para este año y un 24% hasta los 130 dólares en 2012.

Mientras que Goldman y Morgan Stanley se unen a JP Morgan al decir que la bajada de precios puede presentar una oportunidad de compra; el aumento de los tipos de interés para frenar la inflación y la crisis de la deuda europea han aumentado la preocupación ante una posible ralentización del crecimiento mundial.

Por otro lado, China, el mayor consumidor del mundo, desde energía hasta cobre o soja, ha incrementado sus tipos de interés cuatro veces desde mediados de octubre, así como los requisitos del índice de reserva de los bancos ocho veces para enfriar la inflación, según informa Bloomberg.

“El crecimiento económico probablemente dará lugar a precios más altos de los niveles actuales” han declarado los analistas de Goldman. También aconsejan la compra de cobre y zinc.

El índice de materias primas, S&P 500 GSCI ha perdido alrededor del 10% hasta ayer, desde que Goldman Sachs les dijera a sus inversores el 11 de abril que vendieran commodities, como el petróleo, el cobre o el algodón.

El barril de referencia en Europa ha cerrado con una caída del 1,68% hasta los 109,67 dólares.