El banco de inversión Goldman Sachs redujo sus previsiones de beneficio por acción de Repsol YPF para el tercer trimestre debido, entre otros aspectos, al empeoramiento de los márgenes de refino en Estados y en la Unión Europea. En un informe, la firma asegura que la petrolera presidida por Antonio Brufau también se verá afectada por los retrasos en la aplicación de precios del gas licuado del petróleo (GLP) y por el débil entorno de precios del gas provocado por el frío invierno en Argetina y el consecuente aumento de la demanda de consumidores domésticos que, por estar acogidos a tarifas reguladas, pagan menos.