Goldman Sachs inició la cobertura de Goodyear con una recomendación de "neutral", citando las preocupaciones sobre los precios más altos de las materias primas y la desaceleración del consumo.